Audición

Es importante conocer la repercusión que puede ocasionar cualquier problema en el sistema auditivo sobre el desarrollo del niño, principalmente en su lenguaje.

Necesitamos determinar si el problema es congénito, adquirido, el grado y la localización de la lesión. De acuerdo a estos datos se puede diferenciar entre hipoacusia y sordera.

La diferencia radica principalmente en el grado de la afección de la audición.

Hipoacusia se refiere a la disminución de la agudeza auditiva que permite desarrollar el lenguaje.

La sordera es la pérdida de la agudeza auditiva, por lo que se tiene un oído no funcional para la conversación ordinaria.

Se han presentado diferentes clasificaciones de la hipoacusia, enfocadas a las siguientes características generales:

1. Edad de presentación.- puede ser al nacimiento, en la etapa perinatal o adquirida posteriormente.

2. Su relación con el lenguaje.- prelingüística o postlingüística.

3. Sitio de la lesión.- oído externo, medio, interno o en el nervio auditivo.

4. Grado de profundidad.- uni o bilateral; media, moderada, moderadamente severa, severa o profunda.

5. Por su etología.- sumamente variada en las que destacan las hereditarias o infecciosas.

Retardo en el desarrollo del habla o del lenguaje

 

terapia-lenguaje-abc

Su hijo ya tiene 2 años y apenas habla? Dice unas pocas palabras en comparación con otros niños de su edad?

Recuerda que algún familiar era capaz de hilvanar frases a la misma edad.

Con la esperanza de que su hijo se ponga al día más adelante, usted pospone la ayuda profesional.

Algunos niños caminan  temprano en el proceso de desarrollo y hay otros que hablan muy pronto, se dice. No hay motivo para preocuparse…

Esta situación es bastante habitual entre los padres de niños en quienes el lenguaje se desarrolla más despacio de lo habitual. A no ser que observen retrasos en otras áreas del desarrollo inicial del niño, los padres pueden tener dudas sobre si deberían o no solicitar ayuda profesional. Algunos justifican el retraso del habla de su hijo diciéndose a sí mismos que “con la edad, ya lo superará” o que “a su hijo le interesa más moverse que hablar”.

El desarrollo del habla y el lenguaje varía en los niños. Los profesionales de la salud miden los hitos de desarrollo normales para determinar si un niño está en el buen camino o si puede necesitar ayuda extra. Por ejemplo, un niño de un año de edad, generalmente balbucea una o dos palabras como “papá”, “mamá”, “ajó” o “agua”.

A veces, un retraso puede ser causado por la pérdida de audición, mientras que otras veces puede deberse a un trastorno del habla o del lenguaje. Los trastornos del lenguaje pueden significar que el niño tiene problemas para entender lo que otros dicen o dificultades para compartir sus pensamientos. Los niños que tienen problemas para producir los sonidos del habla correctamente o que dudan o tartamudean al hablar pueden tener un trastorno del habla.

La diferencia entre el habla y el lenguaje

El habla y el lenguaje suelen confundirse entre sí, pero hay una diferencia importante entre ambos:

  • El habla es la expresión verbal del lenguaje e incluye la articulación, que es el modo en que se forman los sonidos y las palabras.
  • El lenguaje es mucho más amplio que el habla y abarca el sistema completo de expresar y recibir información de una forma coherente. Se refiere a entender y ser entendido a través de la comunicación, sea verbal, no verbal o escrita.

A pesar de que los problemas relacionados con el habla y con el lenguaje difieren, a menudo se combinan entre sí es decir.

Un niño con un problema de lenguaje puede pronunciar correctamente las palabras pero ser incapaz de combinar más de dos palabras en una frase. El habla de otro niño puede ser difícil de entender, aunque sea capaz de utilizar palabras y frases paras expresar sus ideas. Y otro niño puede hablar bien y con claridad pero tener dificultades para seguir instrucciones.

Señales de alarma de un posible problema:

Si le preocupa el desarrollo del habla y del lenguaje de su hijo, he aquí algunos de los aspectos en que debería fijarse.

Un niño que no reacciona al sonido o que no vocaliza sería un buen motivo de preocupación. Entre los 12 y los 24 meses, otros motivos de preocupación incluyen los siguientes:

  • con 12 meses, no utiliza gestos, como señalar o despedirse con la mano
  • con 18 meses, prefiere comunicarse con gestos, en vez de con vocalizaciones
  • con 18 meses, tiene dificultades para imitar sonidos
  • tiene dificultades para entender comandos verbales simples

Solicite una evaluación profesional de un niño de más de dos años si:

  • solo imita el habla o los actos ajenos pero no genera palabras o frases de forma espontánea
  • solo produce determinados sonidos o palabras de forma repetida y no puede utilizar el lenguaje oral para comunicar más que sus necesidades inmediatas
  • no puede seguir instrucciones simples
  • tiene un tono de voz o una pronunciación extraña (áspera o nasal, por ejemplo)
  • cuesta más entenderle de lo que sería esperable por su edad. Los padres y cuidadores habituales deberían entender la mitad del habla de un niño de dos años y aproximadamente tres cuartas partes del habla de uno de tres años. Con cuatro años, a un niño se le debería entender prácticamente todo, incluso personas que no lo conocen.

Muchos factores pueden provocar retrasos en el desarrollo del habla y del lenguaje, por ejemplo:

  • Causas emocionales
  • Fallas en la comprensión
  • Fallas en la articulación
  • Hipoacusia o sordera
  • Alteraciones en la discriminación auditiva
  • Tartamudez
  • Causa física o funcional

entre otras.

Esperamos sus comentarios.

 

Psicopedagogía y Lenguaje “Educavi”

Somos un grupo de profesionales en las aéreas de psicología,  psicopedagogía, comunicación humana y educación, dedicados al Asesoramiento con respecto al proceso de aprendizaje y sus diferentes problemáticas, ofreciéndole atención especializada en los problemas de aprendizaje, familiares, lenguaje y conducta de los niños adolescentes y adultos de una forma integral.

Estas son algunos de los servicios que ofrecemos.

Técnicas de estudio.

Orientación Familiar

Terapia Psicológica

Terapia de Lenguaje

 Terapia de Aprendizaje (Concentración, Atención y Memoria)

Problemas de Conducta.

Orientación Vocacional

Nutrición niños,adolescentes y adultos.

 

A %d blogueros les gusta esto: