Audición

Es importante conocer la repercusión que puede ocasionar cualquier problema en el sistema auditivo sobre el desarrollo del niño, principalmente en su lenguaje.

Necesitamos determinar si el problema es congénito, adquirido, el grado y la localización de la lesión. De acuerdo a estos datos se puede diferenciar entre hipoacusia y sordera.

La diferencia radica principalmente en el grado de la afección de la audición.

Hipoacusia se refiere a la disminución de la agudeza auditiva que permite desarrollar el lenguaje.

La sordera es la pérdida de la agudeza auditiva, por lo que se tiene un oído no funcional para la conversación ordinaria.

Se han presentado diferentes clasificaciones de la hipoacusia, enfocadas a las siguientes características generales:

1. Edad de presentación.- puede ser al nacimiento, en la etapa perinatal o adquirida posteriormente.

2. Su relación con el lenguaje.- prelingüística o postlingüística.

3. Sitio de la lesión.- oído externo, medio, interno o en el nervio auditivo.

4. Grado de profundidad.- uni o bilateral; media, moderada, moderadamente severa, severa o profunda.

5. Por su etología.- sumamente variada en las que destacan las hereditarias o infecciosas.

A %d blogueros les gusta esto: